Herramientas

Contacte con nosotros

Preguntas Frecuentes

La valoración del daño corporal, también conocida como VDC, se trata de una actividad médica de la rama de la Medicina Legal. Tiene como finalidad buscar, evaluar, clasificar e informar de lesiones, secuelas, perjuicios, dolores, molestias o incapacidades que puedan causar daño a una persona por causa de sufrir un accidente, negligencia médica, agresión o enfermedad.

Los peritos médicos son los profesionales encargados de medir y clasificar el daño que se produce en el cuerpo por un hecho accidental. Estos profesionales tienen conocimientos de Medicina y de Derecho, por ello, son los encargados de evaluar el estado de salud de las personas que han sufrido un daño y son los responsables de realizar un informe pericial para determinar el tiempo de curación, el tratamiento, y la indemnización o prestaciones sociales que se recibirán en cada caso.

Hablamos de un daño corporal cuando se produce:

Perjuicio estético o daño estético.
Daño moral.
Lesiones físicas.
Lesiones psicológicas.
Incapacidad.

Compensación económica: cuando una persona sufre un daño o un accidente, un profesional tiene que realizar una valoración del daño corporal, ya que si debido a dicho daño o accidente, la persona en cuestión no queda en el mismo estado que antes de sufrir dicho accidente. Por tanto, debe ser compensada de manera económica.

Examen físico y mental: se debe realizar una valoración del daño corporal para saber que zonas del cuerpo o de la mente han quedado dañadas a causa del daño o accidente.

Una vez se examina a la persona, se procede a realizar el informe pericial.

El informe pericial recoge los argumentos y las valoraciones del caso. Para realizar dicho informe es necesario analizar toda la documentación, es decir, el historial clínico, y así determinar la relación de causalidad de los diferentes daños y el accidente. Una vez se demuestre la causalidad de los daños y del accidente, el accidentado debe recibir una indemnización por la lesión, daño o perjuicio.

El proceso de anestesia comprende los trabajos previos a la operación, durante ella y en el postoperatorio. El procedimiento puede durar horas y los médicos responsables tienen que actuar bajo su código deontológico durante todo el proceso.

La mala actuación ( mala praxis )  de los profesionales que pongan la anestesia puede generar secuelas, zonas dormidas durante un tiempo prolongado o lesiones graves que afecten gravemente a tu salud.

El objetivo de estos expertos es analizar tu situación médica con la finalidad de encontrar posibles negligencias médicas en una intervención. Su asesoramiento será esencial para conocer la viabilidad de la reclamación y las posibilidades de éxito.

El propósito de la anestesia es evitar que los paciente sufran durante una intervención. A pesar de esto, en algunas ocasiones un mal uso puede ser causa de grandes daños para los pacientes.

El trabajo de un anestesista será esencial para demostrar los perjuicios en sede judicial. Su participación en el caso puede ayudarte a conseguir una indemnización y argumentar la culpabilidad de los profesionales sanitarios.

Abrir chat
1
Hola,
¿En que podemos ayudarle?